Madriddeshabitado

algunos mañanas, me siento la única forma de vida dentro del tren abarrotado
y sueño con un madrid post-apocalíptico devorado por bosques donde ya no estaría sola.

Anuncios