No contamos solo nos cuentan…

dos.jpg

Durante 2015, me dediqué a liberar apacibles grullitas por Madrid , las famosas mil de la leyenda japonesa, junto con mi amiga Elle.

Fotografiar grullas es como los videos de gatitos. Buenrollista y fácil, a todo el mundo le encanta una grullita. Para 2016 quería que los origamis que libero en la calle tuvieran otro sentido más personal, y que hablaran de las cosas que creo que hace falta hablar más.

Este mes de enero ha sido uno de los peores en cuanto a cifras de muertas por violencia de genero. Lo sé, porque cuentan las muertas. Contarlas las cuentan, pero poco más. Esa costumbre tan española de esperar que las cosas se arreglaran solas. Por supuesto,nadie tiene dudas sobre que  el Titanic se reflotarásolo cuando se aburra de estar hundido.

Vale que no escucharan ni por un segundo la manifestación multitudinaria de Madrid , pero 8 muertas oficiales en un mes, y aún así roza la absoluta utopía que una sola de esas combinaciones de gobiernos posibles se preocupe por esta sangría constante. Nadie hablará de educación. Nadie hablará de dotar de presupuesto a medidas preventivas… Nada.

Todas esas muertes no cuentan para nada, solo echan cuentas y bastante mal. Porque solo puedes formar parte del contador si te mata tu pareja. Si es tu violador , no. Si eres prostituta y es tu cliente el asesino, tampoco. Ni siquiera la niña de mes y medio ha entrado al contador. Curiosa definición para un crimen de odio. Personas que han muerto por ser mujeres, porque esta sociedad las cosificó y todo el mundo sabe lo que se hace con los objetos. Mi coche es mi objeto favorito y cuando no cumple mi voluntad me creo con todo el derecho de mandarlo al desguace.

Escuchen o no. Este año yo necesitaba mostrar respeto. Por quien ya no esta y por quien sufre ese vacío porque desde más cerca o más lejos sentía como personas a esas victimas. Doblar rosas de kawasaki quizás no sea la mejor forma de gritar pero es la mía.

Y este mes, me niego a doblar la cifra oficial. Hay nueve rosas porque me parte el corazón que ese bebe no cuente.

Febrero…

Marzo…

Abril…

Mayo…

Junio…

Julio…

M. Clover